Antiguo Mal En progreso

Dirigda por Emmanuel

Un grupo de aventureros que no comparten nada en común deben enfrentarse al mal más poderoso del multiverso

El Destino de los Drows

1 0
Autor
Emmanuel
Fecha de juego
6 sep. 2020

Resumen

Luego de la emboscada, el grupo, fue tomado prisionero por la hija mayor de la Matrona Superiora, Thandysha. Ella los llevó al templo principal de la ciudad, el gran pilar. Allí el grupo conoce a la segunda hija Anbys que, junto a su hermana, llevan al grupo frente a su madre. 

Mientras tanto Sinn, explora la ciudad en busca de un contacto con de Xie Xie, finalmente lo encuentra y se entera que es una de las hermanas Xie la que está escondida en ese lugar. Planea con ella una manera de provocar caos en la ciudad y que los drows crean que las fuerzas de Kygarios ya están adentrados en el territorio Drow.

El grupo llega a conocer a la Matrona Superiora, Ellyria. Quien parece ser una anciana que apenas se mantiene en pie y está vigilada por un Drow guerrero muy veterano, que más tarde se enteran, era el guardián de la Espada Plateada de los drows. Esta mujer tenía especial interés en Rilgar, a quien le habló con profecías confusas y una explicación del ciclo que vivian los elfos. Finalmente dio su vida en brazos de Rilgar, para dar comienzo al último ciclo. Sus hijas sorprendidas culparon a Rilgar de lo sucedido, pero Khaine, su padre. Detuvo las acusaciones, dando a entender que la Matrona superiora dio su vida a voluntad pero no entendía sus intenciones. Las hijas y su padre decidieron formar un concilio para decidir qué hacer con Rilgar y quién iba a tomar el puesto de la ahora difunta Matrona Superiora. La hija mayor va a buscar a la tercera y menor Syl Etha.

En ese momento Sinn ya ponía en marcha su plan, murmurando falsas noticias a los oídos elfos y haciendo un trato con el elfo que rescato de la Arena la ves anterior, para que disperse el rumor. El caos en la ciudad se empieza a formar.

Finalmente el concilio es conformado por las tres hermanas, Khaine y dos nuevos integrantes, un drow con aspecto veterano y conjurador y otro que parece una versión joven de Khaine. El concilio decide someter a Rilgar al Ritual del Dolor para que su diosa Lolth les de alguna respuesta de lo que están aconteciendo. Rilgar acepta y también les dice que Verdeth tiene un plan para derrocarlos. La hermana mayor entonces va en busca de la posible traidora, mientras el resto del concilio lleva al noble elfo al trono para empezar el ritual.

El ritual consistía en torturar a Rilgar con el veneno de una anciana y pálida araña gigante. Khaine corta su pecho con la espada plateada y deja caer el veneno de la araña en el cuerpo de Rilgar que al instante grita de agonía. El grupo impotente solo puede ver como uno de sus compañeros es torturado sin piedad Natsa empieza a enfurecerse, pero es Thurinar se da cuenta que la hermana menor estaba no solo en desacuerdo, sino sufriendo por la agonía de Rilgar. Junto con Leonard empiezan a convencerla a que interrumpa el ritual, que la voluntad de su madre es esta. Finalmente la convencen y la joven drow se echa encima de su hermana provocando que el ritual se corrompa y las llamas del castigo emergen del agua y empiece a incinerar a todos los que allí se encontraban. Thurinar y Leonard se tiran a salvar a los que pueden. Thurinar salva a Rilgar, mientras que Leonard salva a la hija menor. Natsa en cambio en un ataque de ira, toma al drow conjurador del cuello y lo sumerge en las llamas para que se incinere como el resto. 

El concilio de Drows es completamente incinerado y la hermana menor no sabe cómo reaccionar ante lo acontecido. Thurinar y Natsa la convencen que fue la decisión de Lolth que esto sucediera y ella es quien debe tomar la espada de su madre, salvar a los drows de su destino y cambiar el mundo de los elfos. Con dudas y temor, Syl Etha toma la espada y la sala del trono reacciona de una manera extraña. El grupo decide que es momento de irse y Syl Etha los ayuda permitiendo que Rilgar pueda usar un conjuro de teletransportación.

Sinn empieza a darse cuenta que el caos generado por él, sumado al caos que provoca el enfrentamiento entre Thadysha y Verdeth y a que ahora el reino de Erehel Cinlu parece estar cambiando drásticamente. La cúpula que mantenía a sus habitantes encerrados empieza a desmoronarse y las arañas salen a la superficie de manera salvaje sin respetar su conocida naturaleza. Es en ese momento que decide ir a buscar al grupo al mismo tiempo que Leonard sale a buscarlo a él. Finalmente se encuentran y Leonard le explica de manera muy rápida todo lo sucedido. Se reúnen con el resto del grupo que se encontraba enfrentando un par de guardias del templo, a duras penas pudieron vencer ya que estaban desprovistos de armas y armaduras. 

Finalmente Rilgar conjura su teletransportación y salen de la ciudad para terminar en el Bosque Fúngico a unos cuantos kilómetros de distancia. Leonard en cambio aprovecha su forma fantasmal para salir volando de ahí y rescata 3 almas del caos que se está formando en la ciudad. 

 

El grupo ahora se está tomando un descanso en una cueva, mientras Sinn vuelve a Arcania para informar sus progresos y buscar la manera de sacar a su grupo de ese horrendo lugar.

 

Diario de los personajes

Sinn
hace 3 semanas

Sinn

Lautaro

Caos: Moneda corriente en nuestro grupo

 

Al fin libre de moverme en la ciudad de los drow debo crear el suficiente caos para que fuerce a la espada plateada a tomar cartas en el asunto. Decido buscar a Xie, ya que Drix me dio información de que se encontraban en la ciudad.

Comienzo a caminar en la ciudad en la dirección que me señalaron. Lo malo es que esta ciudad es más grande y laberíntica que lo que imaginaba. Cada vez más adentro de la capital drow, más arañas me rodean y mas en peligro me siento. No quiero atacar estas arañas por la lealtad hacia ellas aquí y mis capacidades limitadas en la magia por la Infranita. Es entonces que hago la muestra de Xie con la moneda de madera que me dieron, cuando escucho un silbido a la lejanía. Me acerco al origen de este sonido y me encuentro en un pasillo, donde hay una mediana disfrazada… de araña.

Al principio no entiendo no entiendo que sucede, pero ella se presenta como una de las hermanas de Xie. Ya había conocido a dos de ellas, una en Thornheim y la otra en Alvirad. Al parecer ella se encontraba en Eren Sinlu por las posibilidades de negocios allí, aunque no parecía estar de acuerdo en esto con sus hermanas. Hacia bastante tiempo que no tenia un negocio con nadie siquiera, ni había visto a Drix recientemente, diciéndome que él había traicionado a Xie en algún momento. Voy a tener que hablar con Xie para no perder el trato con el golem, ese goblin maldito…

Luego de esta breve conversación hable para poder hacer lo que debía en esta ciudad. Le ofrezco a Xie un trato para poder poner cierta urgencia en los drow, utilizar nuestra batalla con la cuadrilla de la matrona fuera de la ciudad para inculpar a las tropas de Kigarios, así la amenaza de las “tropas del sur” tan cerca de las puertas de su capital les provocaría una preocupación aún mayor. Ella implantaría las pruebas de que estuviese allí y yo esparciría los rumores en la ciudad. Arreglamos que luego le pagaría de alguna manera mas adelante, ya que el oro vale poco y nada aquí abajo.

Cuando estaba a punto de irme le pedí un mapa así me guiaba en la ciudad. Con ese mapa me dirigí a donde me había dicho el elfo que salvamos en la arena que se reunían los esclavos. En mi camino para allá me intercepto Leonard, para contarme que habían sido capturados por la matrona principal y 2 de sus hijas. Habían hablado con la matrona y ella murió en los brazos de Rilgar (¿nunca me la hacen fácil no?), el consorte de la muerta y padre de esas 2 hermanas los había puesto en una celda hasta que hablaran y pudiesen determinar qué hacer con ellos. Después de pensarlo un momento decidí seguir con mi plan, por lo cual le dije que iba a esparcir rumores y a obligar a través de ellos a actuar a la espada plateada. Su trabajo es convencerlas de que esta amenaza podía ser mitigada o vencida viniendo con nosotros. Por otro lado, yo dije que iba a estar observando por si me necesitaban, yo los iba a encontrar.

Luego de esta interrupción, me vuelvo a dirigir a donde tengo que ir, donde estaban los esclavos. Allí conozco el hedonismo drow, como disfrutan de la tortura, como disfrutan. Bastante cruel e innecesario, pero después de presenciar los horrores de Arkham esto no me sorprende demasiado. Lo único que me llamo la atención es una drow algo diferente. Parecía como perdida, sin estar disfrutando de verdad y solo observando, como si estuviera fuera de lugar. Le dedique unos segundos y me dedique a buscar al elfo, que estaba torturando con tatuajes hechos en un esclavo con un hierro al rojo vivo.

Al acercarme, busqué un lugar apartado y me hice invisible. Me acerqué al elfo y en susurros le dije que venia cobrar el favor por salvarlo. Termino su trabajo y le dije lo que necesitaba, que esparza rumores de la tropa asesinada por las tropas del rey negro, que el rey negro estaba en la infraoscuridad. Me pidió el favor que si salíamos de allí tratara de sacarlo también, a lo que le dije que lo iba a intentar (aunque en realidad no me podría importar lo más mínimo).

Me dirigí al centro de la ciudad para esparcir el rumor. En el camino vi a una drow imponente dirigiéndose hacia donde había venido, por lo que me oculté y me dirigí a la plaza cerca de la torre. Cuando estaba allí empecé a esparcir el rumor, diciendo algunas frases por ahí y por allá. “¿Kigarios? ¿Qué hace el rey negro tan cerca de Erin Sinlu?”, “Se dice que las tropas del rey negro mataron una cuadrilla”, “Sus fuerzas son enormes. Si esta tan cerca es un verdadero peligro”, etc. Entonces se abrió un pasillo en la plaza, por donde paso la drow imponente arrastrando a la elfa rara que estaba en el lugar de los esclavos. Ahí lo entendí, eran 2 de las hijas de la matrona principal muerta. Decidí usar esta oportunidad para aumentar la paranoia de los drow, diciendo que esto estaba pasando por las tropas del exterior.

Esperando a ver que iba a suceder, veo salir nuevamente a la hermana imponente con una cara de enojo importante. Al poco tiempo se destruyó la cúpula que cubría la ciudad y las arañas empezaron a comportarse de manera errática (¿Qué paso dentro de esa torre? Fue lo que me paso por la cabeza). Entonces veo a Leonard salir de la torre volando y le hago una señal para que se acerque a mi sin llamar la atención. Pero como siempre, es Leonard, no podía esperar sigilo de su parte POR MAS QUE SE HAGA INVISIBLE A VOLUNTAD. Me dice que vaya sin tardanza a la torre.

Me dejo rodeado de drows, en medio del pánico y casi sin poderes. Debí pensar rápido, me acerqué a la pared que tenía detrás lentamente y me hice invisible dejando una imagen de mi en ese lugar, imagen que quedo destruida por los ataques inmediatos de los drow. Comienzo a escapar, corriendo entre la gente cuando veo a un drow que estaba claramente siguiéndome. Lo miré con mi poder y lo hice atacar a las personas de alrededor, generando un disturbio enorme. Empecé a correr nuevamente, llegando a la puerta de la torre donde me esperaban 2 guardias, los cuales los hice acobardarse de miedo.

Entre a la torre y encontré al resto de mi grupo con la drow que vi en donde los esclavos con la espada plateada. Al parecer si ella se concentraba en la espada podíamos usar nuestros hechizos. Rilgar nos sacó de allí y nos teletransporto al borde del bosque fúngico, donde empezaba el lago. Nos subimos a una cueva en una estalagmita gigante y allí descansamos para poder planear y ver como salir de la Infraoscuridad.

En conclusión, lo que siempre pasa con este grupo, terminamos improvisando por culpa de errores del grupo. Esperaba que al menos esta vez funcionaria lo que estaba planeando, pero bueno, seguiré tratando ya que al menos tengo la libertad de moverme como quiera. Voy a tener que hablar con Xie, no sé si habrá podido escapar de allí y espero que eso no me traiga problemas. También tengo que pagar mis deudas y decirles lo del golem. Negocios, como siempre hay que ser flexible…

Esta página ha sido visitada por Emmanuel, Juan pablo, Lautaro, Lucky